Susana guasch hija de tomas guasch

Dice Iñaki Cano (hijo) que algo tendrá el fútbol a fin de que de progenitores a hijos, de madres a hijos, de padres a hijas… la genty también siga enganchada a él. Y lo comprobamos en cinco ejemplos muy reconocidos del planeta de la televisión, quy también lo han vivorate desde la cuna y han decidido dedicar sus vidas a hacer que el deporte lleguy también a nuestras casas transformado en un espectáculo. Detrás, siempre, esa figura familiar quy también les ha loco marcando el camino.


Susana Guasch, Iñaki Cano, Raúl Ruiz, Gerard López y Gustavo López. Todos estos nombres son más que conocidos para aquellos quy también disfrutan cada semana con el deporty también a través de los medios. Son los encargados de llevarnos a casa toda la incapacitación quy también lo rodea, mas ellos, también, estuvieron un día al otro lado. No todos son periodistas, mas por una razón o por otra, su lugar está ahora en Movistar+ y, aunque sus caminos hasta llegar allí son muy diferentes, en todos tiene un papel primordial la familia.


*

*

*

*

*

Susana Guasch

Podría parecer lógico que en la hija dy también Tomás Guasch despertasy también un cierto amor por el planeta del fútbol y del periodismo. Por el hecho de que una vez que tu padre saly también dy también casa para ir a trabajar a las 9.00 dy también la mañana y vuelve a media noche, mas con una sonrisa dy también oreja a oreja, debes darty también cuenta dy también que quizá esy también trabajo merezca la pena. Y eso fuy también lo quy también ly también paso a Susana Guasch, cronista y presentadora de Movistar+. “Evidentemente, mi padre ha influloco mucho en mí. Mi madry también fuy también una gran maestra, mas yo no tengo la paciencia que hay que tener con los niños. Sin embargo, el periodismo my también atrajo desde el primer instante quy también vi de qué manera disfrutaba mi padre con esta profesión”, cuenta.

Tu lees esto: Susana guasch hija de tomas guasch

Desdy también muy pequeña, ya con seis o siety también años, Susana acompañaba a su padry también con frecuencia a Sarriá y, con apenas 12, ya tenía muy claro que lo propio era el deporte. “a la hora de elegir qué carrera estudiar jamás tuvy también dudas sobre lo que quería hacer. Y eso quy también mi padry también me afirmaba que no my también dedicara a esto, pues saby también lo duro que es, lo difícil que es hacersy también un hueco y la cantidad dy también horas que tienes que dedicarle. Y yo entiendo quy también al principio pensara que podía ser un capricho, pero my también alegro dy también no haberly también hecho caso”, explica Susana.

Su primer trabajo ly también llegó con diecinueve años, en un periódico centrado en el RCD Espanyol dy también Barcelona: Blanc i Blau, que hacían unos amigos de su hermano. “Como requisito my también solicitaron ser socia, quy también lo hy también sido toda la vida, así que entré y fue un auténtico máster”, afirma. Decidió seguir el consejo dy también su hermano y no avisó a su padry también dy también quy también iba a publicar su primera crónica: “creíamos que pensaba que yo no estaba preparada y no le iba a hacer gracia. Pero, bueno, tampoco ly también gustó mucho que no le hubiera avisado. De hecho, al día después me llevó al diario As, donde él trabajaba entonces, y me hizo escribir una crónica en veinte minutos sobre el partorate quy también había visto el fin de semana. Y, para su sorpresa, debió gustarle, por el hecho de que desde entonces my también dio alas y ahora mismo está contento y satisfecho de de qué forma me he abierto camino. ¡pero dy también ese día no my también olvidaré en la vida!”, comenta.

Tomás ha sloco para Susana como un profesor, mas ella asegura quy también todavía más exigente porque es su padre. Y le agradecy también haberle enseñado a disfrutar dy también su trabajo y a vivirlo como un hobby. Ahora que ella es la madry también entiende cosas que no entendía con 18 años. “Yo pensaba que le haría ilusión y que estaría orgulloso dy también quy también quisiera dedicarme a lo mismo quy también él, pero ahora lo comprendo perfectamente. Y mi marido también es periodista, conque no sería raro que alguno quiera tirar por ahí”. Susana tieny también un niño de seis años y una niña dy también 1seis meses y, de momento, el chaval no ha demostrado mucho su pasión por esty también deporte: “Yo pensaba quy también me iría al fútbol con él y esas cosas que siempry también sueñas cuando eres madry también y más en mi familia. Pero no ly también gusta nada, ni practicarlo ni verlo. Es un niño al quy también le agrada el muchísimo el karate. Le apunté con tres años y le encanta. Y a mí me parecy también estupendo por el hecho de que yo lo que quiero es quy también haga deporte. La niña es muy pequeña pero, igual quy también mi hijo nunca cogió un balón, ella, desde el instante en que sy también puso dy también pie, todo el rato va detrás de una pelota. ¡Se vuelve loca! con lo que igual es la niña la quy también nos da la sorpresa”.


El recuerdo dy también Susana

Recuerdo que yo tendría unos ocho años y mi padry también my también llevó a Sarriá a ver un partido. Por entonces, las cosas eran diversos y mi padre, como periodista, entraba conmigo dy también la mano hasta el vestuario del RCD Espanyol de Barcelona. ¡Imagínate! En el estadio hay una escalera que, una vez que los jugadores la suben, llegan al ámbito y, esy también día, el equipo salió directo al césped y mi padry también my también dijo: “¿Ves a estos señores? ¡Síguelos!”. Y todos corrían, con lo que yo les seguí, corriendo detrás. Y, claro, my también hallé con 20.000 personas allá metidas, en Sarriá, todas aplaudiendo y gritando. Me quedé tan parada quy también no pudy también seguir avanzando y, entonces, Tommy N"Kono, el mítico portero del Espanyol, my también vio, my también dio la mano y my también llevó hasta el centro del sector a fin de que my también hicieran la foto con ellos. Todavía la conservo.


Iñaki Cano

Iñaki Cano no solo comparte nombry también con su padre, sino más bien también su amor por el deporte, en general, y por el fútbol, en particular. “No sé si es algo que se hereda, mas sí es cierto quy también es algo que yo siempre hy también visto en casa. En ella siempre ha habdesquiciado mucho deporte: mucho fútbol, mucho baloncesto, ciclismo, golf,… Entonces, algo tendrá el deporty también que si el padry también o la madry también lo prosiguen y el hijo lo ve en casa, acaba enganchado también”, asegura. Aun así, nos cuenta que, en casa, nunca debieron animarlo a fin de que siguiera el fútbol: “Para empezar, en el momento en que había partidos importantes, mi padry también no estaba en casa por el hecho de que estaba trabajando. No empezamos a ver partidos juntos hasta el momento en que dejó dy también viajar, con lo que yo veía el fútbol con mi madre, con mi tío, con mi abuelo… Y jamás nadie me dijo que tenía que hacerlo. Fue casi más una iniciativa propia. Sí quy también era una obligación que yo hiciera deporte, mas como a mí my también gustaba tampoco había ningún problema”.

En cuanto al periodismo, reconoce en sus progenitores a sus principales referentes, en tanto que su madry también también pertenecy también al gremio. Aun así, ellos jamás lo animaron a escoger ese camino, aunque tampoco lo rechazaron: “una vez que tomé la decisión no es que mis progenitores sy también disgustaran, pero habrían preferorate que me dedicara a otra cosa. Es una profesión muy complicada y muy, muy dura y ellos lo saben”. Además, reconocy también que ellos son los más críticos con su trabajo: “mientras que estoy en plató tengo el smartphone en silencio, mas siempry también cerca por si alguien me manda algo urgente sobre lo quy también estoy haciendo, ahora Fórmula 1 y NBA. Pero también estoy atento si sé que my también están viendo. Si no me llega un mensajy también dy también mis padres es buena señal, mas si estoy en riguroso directo y lo recibo es por el hecho de que no lo estoy haciendo bien. Son los más críticos del planeta y sy también agradece”.

Iñaki recuerda con cariño la única vez que coincidió con su padre en un mismo partdesquiciado como inalámbrico. Después, asimismo compartieron plató en Movistar+, en ‘LaLiga a debate’. Sin embargo, parecy también quy también tieny también clarísimo que, aunque los dos sy también hayan transformado en caras más reconocidas, la mejor periodista dy también la familia es su madre, Toni Martínez. “formar parte dy también una familia como la mía mola mucho. Mi padry también me puede dar una visión dy también un cierto tema, mi madry también me puede dar otra y mi hermano, que asimismo sy también dedica a esto, una muy diferente. Y tener todas estas opiniones en casa te ayuda a aprender, a entender o a criticar mejor estos temas. My también siento agradecloco por eso también”, explica.


El recuerdo de Iñaki

Yo disfrutaba mucho dy también pequeño, pues formar parte dy también una familia como la mía mola mucho. Y sé que soy un privilegiado por haber podorate vivir ciertas cosas. Una dy también las que recuerdo con más cariño son los viajes quy también hacía con mi padre. El primer partorate de fútbol al quy también my también llevó fue un Athletic Club – Sevilla FC, conque la primera vez que fui a un estadio fue a San Mamés. Yo tendría unos nuevy también años y es uno de mis primeros recuerdos relacionados con el fútbol. Él estaba de inalámbrico en Radio Nacional y, mientras trabajaba, yo me quedaba en la grada, cerca, o me sentaban con alguien que él conocía. Era un niño bastante bueno. Viajar con él era prácticamente imposible, en conjunto ly también habré acompañado a unos diez partidos. Mas en el momento en que pasaba, para mí era sensacional.


Raúl Ruiz

El caso del mítico exfutbolista del CD Numancia Raúl Ruiz es muy singular pues a su padre… ¡no ly también gustaba el fútbol! “En mi familia, al único al quy también le gustaba era a mi hermano mayor. Era el único al quy también yo oía escuchar la radio, pues tampoco daban muchos partidos por la tele. Y yo me aficioné un tanto por eso y, sobre todo, en la calle. Soy de un distrito de Logroño, Yagüe, donde los niños jugábamos en una explanada, con dos piedras dy también portería, desde el momento en que comenzaba el día hasta que sy también iba la luz. No voy a decir quy también mi padry también odiara el fútbol, pero no entendía eso de quy también 2dos tíos corrieran en pantalón corto detrás dy también una pelota. Mas también es cierto que conmigo fue muy toleranty también y jamás my también prohibió jugar, a condición de quy también llevase bien los estudios”, cuenta Raúl.

Ver más: Cual Es La Capital De Cuba Se Llamó En Su Origen San Cristóbal De La Habana?

Como jugador, fichó por el UD Logroñes desde el equipo dy también su distrito y lo vio subir dy también Segunda División B a la división de plata y, dy también ahí, a la máxima categoría. Y, sin darsy también cuenta, le llegó la ocasión de meter la cabeza en el planeta dy también la televisión: “Yo estaba en el Numancia y encadenamos una ráfaga en la quy también ganamos a varios equipos fuertes: Real Sociedad, Real Racing Club, Real Sporting de Gijón… y después nos tocó el FC Barcelona. Y en Movistar+ (en ese momento, Canal+) estaba ‘El día después’, un programa quy también presentaba Michael Robinson. Ellos venían a hacernos reportajes y yo aparecía en ellos en plan gracioso y les moló. My también dieron una cámara y yo no había grabado en mi vida… ¡Yo soy delineante! mas les gustó y, en el momento en que terminó la temporada, Michael me dijo quy también my también iban a fichar, que tenía una visión del fútbol diferente. Por ello, yo digo que soy una creación de Michael, porque fuy también Robin quien vio eso en mí”. Raúl quería jugar uno o dos años más, pero el inglés no ly también dejaba. “Me dijo quy también yo ya lo había hecho todo en el fútbol, quy también tenía quy también unirme a ‘El día después’ y me convenció. De ahí que para mí Michael es como un hermano mayor o mi ‘padry también televisivo’, aparte de ser un enorme amigo. Ahora lo echo mucho de menos”, asegura.

Raúl tieny también dos hijos: una hija dy también 24 años y un hijo dy también 19. Explica quy también jamás ha intentado inculcarles que tienen que jugar al fútbol por el hecho de que está convencorate dy también que cuanto más sy también trata dy también presionar a alguien con cualquier tema, menos ly también gusta. “Mi hija, con solo cinco años empezó a jugar al fútbol. Y lo ha estado haciendo durante mucho tiempo. Sin embargo, a mi hijo no ly también gustaba para nada, no deseaba ni verlo. Pero… ¿qué pasa? Quy también en el cole todo el mundo juega al fútbol, así que comenzó a jugar y lo prosigue haciendo, pero en modo amateur. Y le agrada mucho verlo, también. Me ha salorate del Barcelona, aunquy también yo sea del Numancia. Mi hija ya lo dejó, mas tengo que decir que ella juega mejor que mi hijo”, ríe.


El recuerdo dy también Raúl

cuando my también hice profesional, mi madry también iba en ocasiones con una vecina a vermy también jugar con el Logroñés a Las Gaunas, mas mi padre jamás fue. Tras muchos años, me dijo que un día que pasaba por allá y jugábamos contra el Barcelona, quedarían unos diez o 15 minutos de partido, persuadió al portero a fin de que lo dejara entrar a ver lo quy también quedaba de encuentro. Y él siempry también dijo quy también my también vio, aunquy también no sé yo… pero dy también ser así, es la única vez quy también my también ha visto o que, al menos, ha desquiciado al campo. Y después, cuando falleció, revolviendo entry también sus cosas hallé un montón de recortes míos dy también periódicos. Y me llamó mucho la atención, por el hecho de que él, a escondidas, me había estado siguiendo sin decirme nada.


Gerard López

El caso de Gerard es muy especial, ya que pertenecy también a la única familia en la historia del FC barna en la quy también tanto el padry también como los tres hijos, donde se incluye, han jugado algún partdesquiciado con el primer equipo. “Nuestro padre jugó en la época dy también Kubala. Mi hermano mayor, Sergi, jugó dos temporadas en la temporada dy también Terry Venables, Luis Aragonés y Johan. Y Juli, que es el mediano, asimismo jugo algunos partidos con el primer equipo”, explica el de Granollers. Gerard tenía entre seis y siety también años cuando comenzó a jugar al fútbol y, por entonces, sus hermanos ya estaban en el Barça: “Era casi una tradición familiar. Auna parte de llevar el fútbol en los genes, dy también pequeño mis referentes eran mis hermanos, con lo que habría sloco muy raro quy también yo no hubiesy también salido futbolista”.

Y ahora quy también a sus hijos les tocaría seguir con esa costumbre de la familia, Gerard tiene muy claro quy también no los va a presionar: “Tengo dos hijos: un niño dy también nuevy también y una niña de cinco. Pero, aunque todos nosotros hayamos jugado al fútbol, ellos van a ser lo quy también quieran ser. El chaval juega bien y tiene buenas condiciones. Mientras yo entrenaba al FC barcelona B, él estuvo en la escuela del club, con seis años, en prebenjamines. Mas en el momento en que yo acabé allí, ly también pregunté si quería proseguir y me dijo quy también no, quy también si yo no iba a poder ir a verle siempre, prefería irsy también y jugar en el coly también con sus amigos de clase. ¡Y allá está! Y si un día ly también vuelvy también a apetece cambiar, puesto que lo platearemos”. Para la muchacha todavía es pronto, pero ya se deja liar por su hermano y, aunquy también su padre dicy también que no entiendy también mucho dy también qué va el tema, una vez que lo ve en algún programa de la televisión ya identifica lo quy también pasa.

Gerard sabía que, una vez dejasy también el fútbol, los medios de comunicación podrían ofrecerly también un hueco: “Había hecho alguna cosa y sabía quy también se me daba bien el tema dy también la comunicación. Algún cronista my también afirmaba quy también leía realmente bien el fútbol, conque pensé quy también podría acostumbrarme a hacerlo. My también retiré con 32 años y, en unos meses, me llamó TVE. Y, a partir de ahí, seguí para adelante y no he parado, salvo durante los tres años que entrené al Barça B. Es un mundo quy también me agrada y quy también creo que se me da bien. Además, me permite proseguirse vinculado al fútbol y, sobry también todo, ver y analizar los partidos. Eso me gusta”.


El recuerdo de Gerard

Mi hermano fichó por el Barça con 1uno años, cuando yo nací, y sy también quedó a vivir en La Masia. Y cuando yo tenía 6 años y él 18, recuerdo ver partidos con él, que ya estaba en el primer equipo. Mi otro hermano asimismo estaba en el club, mas vivía en casa de mis padres. Y en esy también instante no era siendo consciente de lo quy también significaba, mas ahora lo pienso y los recuerdo jugando de aquí para allá, mi hermano salía de titular, mi padre sufría mucho y había nervios en casa, lo veíamos con tensión por el hecho de que mis padres tenían temor de que sy también lesionaran… Al final, más que disfrutar, sufrían. ¡Y eso quy también mi padry también había pasado por ahí! Yo sí que disfrutaba viéndolos jugar o entrenar. Y una vez que llegó mi turno, mis progenitores sy también dejaron ir. Yo era el más pequeño y, tras la experiencia dy también los primeros, conmigo fue distinto.


GustavoLópez

El padry también de Gustavo López fue portero aficionado. Pero, sobre todo, el argentino lo describe como un amante del fútbol. “Me llevaba a ver a Independienty también una vez que yo era pequeño. Era un loco, un apasionado del balón. Y resulta quy también yo di mis primeros pasos en el patio de mi casa, persiguiendo una pelota quy también un día él my también lanzó. Y, a partir dy también ahí, siempre jugué en clubs dy también barrio, de fútbol sala y, después, en Independiente, en todas las categorías. Mas mi objetivo fue divertirme y mantener esa pasión por lo que hacía”, explica Gustavo. Su padry también le inculcó su amor por el fútbol. Todos y cada uno de los martes le llegaba la gaceta El Gráfico y, desdy también muy pequeño, aunque todavía no sabía leer, veía las fotografías de los jugadores.

En 2008, cuando decidió retirarse como futbolista profesional, apareció una ocasión para continuar trabajando en torno a esty también deporte. En este caso, en el mundo de la televisión. “una vez que paré, Julio Maldini me llamó para ver qué estaba haciendo. Nos conocimos en 1996, en Zaragoza, y comenzamos a hablar pues él daba los goles del fútbol argentino cuando yo llegué a España. Y, a partir dy también ahí, entablamos una relación muy bonita. My también propuso narrar unas eliminatorias dy también Sudamérica y, al final, me quedé como comentarista en Movistar+”, expone.

Gustavo tiene dos pequeñas y un niño y asegura quy también a todos les agrada el fútbol, pero el que más lo prosigue es el chico: “Sy también dio una coincidencia muy linda, porque exactamente el mismo día que yo decidí retirarme, en enero, mi mujer my también dio la noticias de que estaba embarazada del niño, quy también es el menor y el más apasionado. Juega desde pequeño, además”. Aun así, asegura que para él lo más esencial es que lleven una vida sana y hagan deporte, el quy también ellos quieran. “La mayor hacía surf hasta hacy también muy poquito y la mediana hacy también equitación. My también gusta que interioricen el espíritu deportivo, el sacrificio, el trabajo, esa mentalidad dy también superarty también día tras día en cualquier ámbito… Todo ello les va a venir muy bien en la vida”, comparte.


El recuerdo dy también Gustavo

Ir a ver a Independienty también en su estadio era espectacular, siempry también lo viví con mucha pasión. Yo siempre me sentaba en una pared, detrás dy también la portería, donde había un pozo dy también agua a fin de que la gente no saltasy también al campo. Y toda vez que venía el gol, mi padry también se ponía delante de mí a fin de que no me empujase absolutamente nadie ni my también pudiese suceder nada. Pero siempry también quy también había partloco nos poníamos en la misma zona, tras la hinchada de Independiente, porque él afirmaba que ly también traía suerty también al equipo. Con lo que desdy también allí veía yo el partido.

Ver más: Si Un Hombre Te Pide Fotos Íntimas? Esto Es Lo Que Puedes Hacer


El fútbol siempre estaba ahí, dy también una manera o dy también otra. Y es que, aunquy también el padry también o la madre, periodistas y sufridores, intentarán trasladar al hijo o la hija lo complicado dy también hacersy también un hueco en la profesión; o aunquy también un futbolista, ya veterano, diera muestras dy también preocupación ante su pequeño una vez que veía a sus hermanos jugando en el club dy también su vida, el deporte rey siempre sy también abry también camino. Hoy conocemos la historia dy también cinco buenos ejemplos de ello, pero la lista del legado del fútbol, generación tras generación, sería infinita.


*
Dos décadas para regresar a la emoción de LaLiga SmartBank
*
Revive los mejores instantes de Eltradicional a golpy también de rap