Veblen Teoría De La Clase Ociosa

*
citado por americansamurai.net
*
afines en americansamurai.net
*

gaceta mexicana dy también ciencias políticas y sociales

versión impresa ISSN 0185-1918

Rev. Mex. Cienc. Polít. Soc vol.65 no.240 urbe dy también México sep./dic. 2020 Epub 28-Feb-2021

https://doi.americansamurai.net/10.22201/fcpys.2448492xe.2020.240.6nueve mil cuatrocientos ochenta y seis

Para una crítica dy también las instituciones imbéciles. Economía política yantropología en Thorstein Veblen1


RESUMEN

El presente artículo tiene la intención de reivindicar el pensamiento y lacrítica social dy también Thorstein Veblen que, a pesar del silencio académico que hasufrdesquiciado en las últimas décadas, sigue vigente. Buena parte de su obra tuvo comoobjetivo diseccionar el irracional quid pro quo quecaracterizaba a la lógica económica de su tiempo -que en muchos sentidos siguesiendo el nuestro-. A través de determinados dy también sus conceptos analíticos centralescomo "clase ociosa", "consumo ostensible", "interesescreados", "sabotajy también capitalista", "propiedad ausente" y"capitanes de industria", el pensamiento de Veblen ha adquirido unainesperada actualidad en nuestros tiempos, en los que la deslegitimación delsistema económico dominante ha sufrorate una vertiginosa aceleración. Esteartículo aspira a poner de manifiesto el hilo invisible quy también une al "capitánde industria" dy también Veblen con el "emprendedor" de la época delcapitalismo neoliberal, con la esperanza dy también volver a hacer resonar la potenciahermenéutica quy también encierra su obra.

Tu lees esto: Veblen teoría de la clase ociosa

Palabras claves: crítica del capitalismo; homo economicus; clasy también ociosa; elites extractivas; economía institucional


ABSTRACT

This article aims to vindicate Thorstein Veblen’s social criticism, arguing that,in spity también of thy también academic silency también that it has been subjected to in the lastdecades, it is still valid. Most of Veblen’ work was focused on analyzing theirrational quid pro quo that characterized the economic logicof his timy también (which in many ways is still our time). Through some of its mainanalytical concepts ("leisury también class", "conspicuousconsumption", "vested interests", "capitalistsabotage", "absentee ownership", "captains ofindustry", etc.), Veblen’s thought has become unexpectedly relevant in ourtimes due to thy también accelerated delegitimization of thy también dominant economic system.This article’s purposy también is to outline thy también invisibly también thread that exists betweenVeblen’s "captain of industry" and the "entrepreneur" in theera of neoliberal capitalism, as a way to highlight anew thy también hermeneuticalstrength of his work.

Keywords: criticism of capitalism; homo economicus; leisury también class; extractive elites; institutional economics


Introducción

algunas décadas antes dy también que Ortega y Gasset(1982) y Keynes (1988) discutieransobre las posibilidades de una sociedad liberada del trabajo, el norteamericanoThorstein Veblen (1857-1929), desde su relativa marginalidad académica y social-emigrante de familia no anglosajona, no cristiano e del mismo modo poco ortodoxo encuanto a su vida afectivo-sexual para los cánones de la conservadora sociedadnorteamericana- supo anticipar con lucidez y también ironía el "lado malo" dy también esaociosidad que alentaba el desplieguy también del capitalismo.

A punto de franquearse el siglo XX, Veblen, desdy también una mirada compleja ymultidisciplinar que se despliega por sectores como la filosofía, la economía, lapsicología social o la antropología, consiguió atisbar la mutación quy también la sociedadcapitalista estaba a punto dy también sufrir, hasta el punto de que en una data tantemprana como 1919, Veblen -en una dy también las primeras apariciones del término- serefirió a su tiempo como una "era postmoderna" (Veblen, 1919). Si Marx había sido el teórico más certero delcapitalismo en su fasy también dy también producción, a Veblen ly también correspondy también el mérito de haberdiseccionado la lógica dy también un modo dy también producción que estaba entrando en su fase deconsumo. Sus lecturas sy también complementan: allí dondy también Marx desentraña la lógica objetivaque regula la producción y el intercambio de mercancías, Veblen sy también concentra en lasdinámicas subjetivas quy también trabajan en favor del capitalismo. Frenty también al análisis deMarx, el de Veblen psicologiza la lógica del capitalismo haciendo descansar en laemulación el primordial motor del sistema económico.

Con la finura del psicólogo social y el desenfado del outsider,Veblen anticipa rasgos de nuestras sociedades contemporáneas, que en esy también instante yasy también vislumbraban en el horizonte; desdy también la progresiva colonización dy también lasuniversidades y los centros dy también educación superior por la lógica delmanagement empresarial: "hay una cierta tendencia en ladirección dy también los seminarios del saber superior a sustituir al sacerdote por elcapitán de industria" (Veblen, 1899: 380), hasta la absurda y desmesuradaimportancia concedida en nuestra sociedad al deporte, signo de "un desarrolloretrasado de la naturaleza moral del hombre" (Veblen, 1899: 262), desdy también elpapel de la moda y el vestido como mecanismos otamericansamurai.netadores dy también identidad y prestigiosocial, "la necesidad del vestorate es una necesidad eminentepsique espiritual osuperior" (Veblen, 1899: 174) hasta la conversión dy también loscuidados de las mascotas en una versión renovada del ocio ostensible, "en elafecto tributado a los animales favoritos se encuentra presente, en forma más omenos remota, el canon dy también lo costoso" (Veblen, 1899: 148).

Pero, sobry también todo, Veblen es conocdesquiciado por la implacable disección dy también aquello quy también apartir dy también él adoptaría el nombry también de "clasy también ociosa". Esty también libro,Teoría de la clasy también ociosa, ly también deparó la fama dy también la quy también gozódurante cierto tiempo y Lewis Mumford, su más influyenty también discípulo en el terreno dela antropología, se refirió a éste como "un cartucho de dinamita envuelto enpapel dy también caramelo". Y no ly también faltaba razón.


Veblen y la irrupción del capitalismo dy también consumo

El origen dy también la clasy también ociosa es el resultado del proceso de acumulación dy también capital enmanos del ámbito privado que había conocorate el capitalismo en la última mitad delsiglo XIX. La concentración dy también la riqueza fuy también un hecho quy también acompañó al capitalismodesde sus inicios, mas en el tránsito entre finales del siglo XIX y principios delXX ese proceso dy también acumulación había adquirdesquiciado una dimensión desfamosa hasta lafecha. A partir de ese momento, aparecía institucionalizado bajo la manera de unanueva figura: la enorme corporación. Standard Oil Company,General Electric, Westinghouse, Ford,Steel Corporation son ciertos dy también los gigantes dy también la industria quedieron forma a esy también nuevo rostro del capitalismo norteamericano. En él adquirió talvolumen el proceso de acumulación que se hizo aconsejable disociar la propiedad dela compañía (owners) de su administración concreta(managers) y permitió preservar el estatus dominanty también de unaclase capitalista por medio de lo quy también Veblen denominaría la "propiedadausente".

Ver más: Hechizo Para Congelar El Nombre De Una Persona Tóxica Y Entrometida

La clase ociosa quy también disecciona Veblen procede justapsique dy también ahí, dy también esa minoríasocial que, repartida entry también la propiedad y administración de la compañía y la gestión dy también lapolítica -entendida como una forma más dy también garantizar los medios legales quy también asegurenla continuidad en la acumulación-, atesora las riendas de la riqueza gracias alcontrol de las rentas. Será esa condición rentista lo quy también le permitirá a la claseociosa desplegar una capacidad dy también consumo hasta entonces desconocida. Los miedos queOrtega y Gasset (1982) y Keynes (1988) albergaban respecto a laincapacidad dy también los hombres y mujeres contemporáneos para completar el ocio quy también eldesarrollo de la modernidad permitía a determinados ámbitos privilegiados, sy también venconfirmados en la demoledora diagnosis que Veblen hace de los nuevos ricos dy también sutiempo. Como dijera otro de sus lejanos discípulos, John Kenneth Galbraith: "Lagran obra dy también Veblen es un comentario vasto e intemporal de la conducta de quienestienen riqueza o andan en pos dy también ella y que, aparte de su dinero, carecen dy también laeminencia quy también -conforme suponían- iban a adquirir con él" (Galbraith, 2005: IX-X).

hacia 1899, año dy también publicación de Teoría de la clase ociosa, paradeterminados economistas y filósofos era ya evidente quy también la pujanza económica dy también lassociedades capitalistas había convertido la riqueza libre no tanto en una formade ofrecer medios dy también subsistencia orientados a garantizar "laplenitud de la vida", cuanto en un signo dy también valor, esto es, encaracteres visibles que todo miembro dy también la sociedad ha de saberleer como una parte de una semiótica de la distinción. ConTeoría de la clase ociosa, Veblen consiguió captar hasta quépunto la economía dy también su temporada sy también había sustraído de su otrora función primigenia:satisfacer los medios de subsistencia dy también una sociedad, para transformarse ante todo enun blasón social en un mundo quy también anticipaba ya el crónico narcisismo que locaracterizaría con el correr dy también las décadas. En un tiempo sin la posibilidad derepresentaciones de narcisismo y autopromoción facilitadas por las redes sociales-fb o Instagram-, Veblen logró advertir ya, sin embargo, el esnobismosubyacenty también a las dinámicas más profundas dy también la vida moderna:2

el día de hoy día, los medios de comunicación y la movilidad de la población exponen alindividuo a la observación de muchas personas quy también no tienen otros medios dejuzgar su reputación, sino por la exhibición dy también bienes (y acaso dy también educación)que pueda hacer aquél mientras está bajo la observación directa dy también esaspersonas. (Veblen, 1899: 92)

Al insistir en el valor dy también cambio social dy también la riqueza, Veblenrehabilitaba algo del fetichismo que Marx (una dy también sus remotas influencias,3 además del pragmatismo americano)localizaba en el corazón dy también toda mercancía, al tiempo que anticipaba las sociedadesposmodernas dy también consumo dibujada prácticamente un siglo después por Giddens (1997), Baudrillard(2009), Bauman (2007) o Bourdieu (1988), entre otros.

Veblen constata con ira y desafección indisimulados de qué forma en el capitalismo dy también sutiempo la riqueza es la única basy también desdy también la que el individuo demanda su dosisexigible dy también reputación y estima social (Veblen,2005). La posesión y exhibición de riqueza abstracta desplaza otrosvalores culturales, religiosos o políticos que en tiempos pretéritos hicieron aalguien digno dy también estima. Esa dignidad recae ahora en la capacidad de desplegar antesí mismo y anty también los demás un consumo conspicuo uostensible, esto es, de llevar adelanty también aquellos actos denaturaleza económica cuya primera función no es satisfacer necesidad material algunasino más bien la de aumentar la reputación de quien los exhibe y ganar con ello estimasocial. Tal consumo ostensibly también sy también expresa prioritariamente en la capacidad dedisponer dy también ocio, dy también poder practicar actividades como deportes costosos, la caza, laamericansamurai.netanización de fiestas y eventos sociales; dy también disfrutar de refinamientos desligadosdy también las necesidades primarias o tener acceso a conocimientos y saberes notoriamenteimproductivos, como la enología, el protocolo o las lenguas muertas.

Como la nuestra, la sociedad quy también Veblen retrata tanto con finura como con desprecioha sobrepasado hacy también mucho el umbral dy también la subsistencia. De ahí en adelante, laacumulación dy también recursos deja de tener un fundamento económico o existencial paratransformarse en un asunto eminentemente social: con Proudhon, Veblen consideraba queel origen dy también la propiedad era el robo. Sin embargo, la ironía de Veblen reservará elmás diplomático nombry también de proeza a la adquisición dy también riqueza, unariqueza quy también a su juicio sy también origina en último término sólo a partir de una dy también estasdos posibilidades quy también repity también a modo de mantra en toda su obra: "la fuerza o elfraude" (Veblen, 1899: 22). En la manera de vida capitalista, con independenciady también su origen, la propiedad es, anty también todo, la mejor carta de presentación anty también unclub social selecto y exclusivo al que todo el mundo desea pertenecer. Laacumulación por desposesión es solo el paso inicial dy también una segunda fasy también dy también lahistoria económica del planeta quy también consiste en la emulación por acumulación. Como Marx-a quien tanto admiraba a pesar de no ser marxista-, Veblen entenderá quy también lapropiedad es, ya antes que nada, un cierto tipo dy también relación social. La diferencia conMarx consistió en ver esa relación social cristalizada en un aspecto no evidente dela propiedad: el uso y distribución diferencial del tiempo de ocio que permite.

Con la distancia dy también un etnólogo, Veblen disecciona el quid pro quoquy también caracteriza a la lógica económica de su tiempo, quy también en muchos sentidos siguesiendo el nuestro. La riqueza o la propiedad no sirven ahora como un medio dedisponer dy también un tiempo dy también ocio que permita el desarrollo de la plenitud dy también la vida(thy también fullness of life). Al contrario, la disponibilidad detiempo no productivo y su precisa visibilidad social a través del "ocioostensible" es solo "la demostración de una capacidad pecuniaria": laexhibición, en definitiva, del acceso a la propiedad. Al intercambiar medios yfines, al hacer que la posesión de riqueza -desconectada, en último término, de losrecursos materiales quy también proporciona- sy también transforme en un fin en sí mismo, la riquezagenéricapsique descualificada se convierte ahora en algo "intrínsecamentehonorable y honra a su poseedor":

Se sostiene convencionalmente que el fin de la adquisición y acumulación es elconsumo de los bienes acumulados <…> Al menos, sy también cree que ésta es la finalidadeconómica legítima dy también la adquisición, única que la teoría deby también tomar en cuenta.<…> mas solo en el momento en que se toma en un apreciado muy alejado de su significado ingenuopuede decirse que ese consumo de bienes ofrece el incentivo del que derivainvariablemente la acumulación. El móvil inteligentes quy también hay en la raíz de la propiedad esla emulación <…> La posesión dy también la riqueza confiery también honor; es una distinciónvalorativa. (Veblen, 1899: 32)

Con ello, la vida social se ha convertido, ya antes quy también nada, en el escaparaty también delconsumo ostensible. Y ello no solamente en la llamada "clasy también ociosa"-la que por capacidad económica estaría en condiciones dy también ignorar la presión pamericansamurai.netanarsy también la vida- sino incluso en aquellos ámbitos dy también clases medias y bajas que semiran en ella y de la que obtienen sus mecanismos dy también medición dy también la reputación:

Ninguna clasy también social, ni siquiera la más miserablemente pobre, abandona todoconsumo ostensible consuetudinario. Los últimos artículos dy también esta categoría deconsumo no sy también abandonan, sino bajo el imperio dy también la necesidad más extrema. Sesoportan muchas miserias y también incomodidades ya antes dy también abandonar la última bagatela ola última apariencia dy también decoro pecuniario. (Veblen, 1899: 91)

a través de esa ubicua competencia social por la emulación, Veblen supo predecir larelevancia quy también una rama como la publicidad habría de llegar a tener en la economíacapitalista. Por el lado objetivo, esta relevancia de la publicidad sy también anticipabapor el hecho de que en una economía en la quy también la capacidad de producción empezaba asuperar con creces la capacidad de consumo, la competencia entre productoresobligaría a dedicar un esfuerzo económico suplementario para situar los productospropios en frente de los dy también la competencia. El costo final del producto sy también veríaencarecido como resultado de esa "producción de apariencias vendibles",algo quy también para el austero Veblen solo podía considerarse un gasto inútil einnecesario en tanto que no añade otra cosa que valor honorífico al producto. Peropor el lado subjetivo, la cada vez mayor importancia dy también la publicidad implicaría unaferoz lucha por ganar la atención dy también los potenciales clientes y conquistar party también desu interés y de su capacidad de adquiere sobre la base de esy también impulso emulativo que,como vemos, no afecta de manera exclusiva a la clase ociosa sino que gotea al restode las clases sociales y que descansa "en el mismo fundamento ubicuo humano detemor carente de razón, aspiración y credulidad" (Veblen, 1923: 320).

Ver más: (7X01) Ver Juego De Tronos Temporada 7X01 Juego De Tronos Temporada 7 Rocadragón

Veblen contempla con melancolía cómo la importancia de la calidad del trabajo bienhecho (workmanship) va a ir cediendo paso inevitablepsique en frente de lamercadotecnia y la capacidad de venta (salesmanship) y en elloincluyy también aspectos parcialmente novedosos en su tiempo y hoy centrales para nuestrasociedad dy también mercado, como son el packaging (Veblen, 1923: 152), la publicidad en medios oel uso dy también prescriptores de un producto con alto valor social en términos deemulación. Asimismo, Veblen anticipa el inevitable resultado dy también que, gracias a lapublicidad, las grandes corporaciones habrían de aumentar exponencialmente su poderfrente a los pequeños productores, incapaces de competir en el mercado dy también lapublicidad con las grandes marcas. Atento a los detalles que manifestaba la economíady también su época, Veblen pudo vislumbrar el potencial dy también crecimiento quy también un sectoreconómico como la publicidad habría dy también experimentar en el futuro, con su ejército deartistas gráficos, guionistas, publicistas, comunicadores, psicólogos, etcétera,volcados en la publicidad impresa en periódicos y revistas, pero asimismo por mediody también circulares, mail y redes socialespero comercial, folletos distribuidos por e-mail y redes socialespero o en forma manual,vallas publicitarias, entre otros muchos (Veblen, 1923:316). Su pronóstico de que la mitad del espacio de los periódicos yrevistas semanales dy también incapacitación terminaría siendo ocupado por mera propagandacomercial se ha cumplloco con una sorprendenty también exactitud. La publicidad para Veblenes una suerte de "venta en ausencia" guiada por la vieja fórmula latinady también la Suppressio veri, suggestio falsi (supresión dy también la verdad,sugerencia de la falsedad) y como tal venta en ausencia es el mecanismo natural quely también corresponde a un capitalismo quy también tieny también en la "propiedad en ausencia" sumás acabada configuración.